=4=

Irene, tan amante de las imágenes, lo fue tan poco de su hijo que mandó sacarle los ojos, en venganza de haberla hecho él encerrar en el castillo de Leutere en las playas de la Prepontide, de donde logró evadirse al cabo de quince meses de prisión.

Volver