=16=

Hay espíritus elevados que se encarnan por voluntad propia o por la del Padre y van a habitar los mundos, para cumplir en ellos una misión beneficiosa para los espíritus que habitan  aquellos ya por orden de ascenso ya por castigo. No es extraño, pues, que el Pastor nos hable de espíritus elevados que están en el destierro, no es esto una contradicción.

Volver