Año 1º

Barcelona 1º Abril 1887

Nº. 4

PRECIOS

Barcelona, gratis en la
Redacción.
Números sueltos..........
Provincia....................
Extranjero y Ultramar...

0,50
0,10
0,15

LA CABAÑA

PUNTOS DE VENTA


Kiosco frente a la Plaza Real
y carretera de Sans

Periódico Filosófico Espiritista Esencial, Defensor del Deísmo y Cristianismo Verdad

ADMINISTRACIÓN: ABAIXADORS, 10, 3º 1ª

No hay Deísmo ni Cristianismo sin Espiritismo
(Continuación)

Veamos con qué derecho os tituláis cristianos según vuestras prácticas y negando el Espiritismo.

Según vuestras doctrinas adquirimos el nombre de cristiano cuando uno de vosotros vierte agua sobre nuestras cabezas, siendo criaturas inconscientes, pero LA CABAÑA está autorizada esencialmente para decir que tal fórmula no fue establecida por Cristo, y material dice, que la primera agua que se bendijo fue por Alejandro Papa por los años 130, o sea, 97 después de muerto el Cristo; e Higinio el 156 ordena que haya padrinos en el Bautismo; y si el Cristo la hubiese fundado, de creer es, que los primeros cristianos la hubieran seguido desde el principio abandonando el Bautismo judaico, o sea, la circuncisión que conservaron hasta el año 49.

El Cristo no fundó tal fórmula ni la pudo fundar por cuanto sabía que el agua solo lava las manchas a la materia; mas las manchas del alma solo pueden ser lavadas con la pena del talión, como lo declaró; además, sabía que todo ser humano cuando es creado recibe libre albedrío de su Criador, y él como LA CABAÑA se guardó y se guardará mucho de imponer ésta u otra religión a ninguno de sus hermanos.

Él explicó sus conocimientos filosóficos y morales, y enseñó las maneras de que la criatura humana pudiera redimir sus propias deudas espirituales puesto, dijo: Amor, Paz y Caridad os recomiendo con vuestros hermanos, concluyendo por decir que el amor y caridad es la única religión, la que enseñó con su teoría y práctica.

¿Lo hacen así los religiosos que se dicen cristianos? pues tengan presente que para poderse dar tal dictado no deben hacer más uso de las fórmulas que lo que él hacía; para orar, o mejor dicho meditar, tampoco usó casas suntuosas a vuestro estilo, puesto que lo hacía en los huertos, montañas, o aposentos cerrados, aconsejando a los que le seguían que no orasen en sitios públicos; ¿lo hacéis así vosotros?

Él dijo que no pertenecía a este mundo, porque leyendo en el libro que lee LA CABAÑA, y que a vosotros os demuestra dónde se halla, sabía que dejando la materia de hombre que poseía no podía su espíritu volver a tomar otra en la tierra, como lo demostró cuando dijo: os enviaré el espíritu consolador que os hablará de mí porque de lo mío tomará; éste se halla entre vosotros, y os habla cuanto el que le envió le ordena; ¿no lo habéis hallado o no lo habéis conocido? pues buscarlo que anunciado está desde 1862 y dictadas las señales para que podáis conocerlo; además que como Cristianos y religiosos tenéis obligación; por cuanto al hablar con Dios no es para las cosas materiales, puesto éstas, aquí las tenéis; es sí, para las esenciales, por lo que como Cristianos tenéis obligación de preguntar al Cristo si obráis bien o mal en vuestras prácticas. ¿Acaso él cuando en materia se halló no se comunicaba también con espíritus antecesores a él? pues escrito está y no lo podéis negar, puesto nos decís que se comunicó Jesús, María, José, los Pastores, los Apóstoles y las dos Marías, como el mismo Cristo se comunicó luego con los que él les había enseñado el espiritismo, y que por haberse presentado a Pablo, su perseguidor, con la imagen del Padre, en el año 35, Pablo se convirtió; y que la Iglesia trasladó la fiesta del sábado al domingo porque Hermes, hermano de Pío, había tenido revelación dándole orden para ello, y que quien se lo comunicó se había presentado en traje de pastor. ¿Cómo, pues, os atrevéis a titularos cristianos, siendo así que practicáis todo lo contrario del Cristo y negando el espiritismo que él enseñó y practicó tanto en materia como en espíritu, y que muchos Directores de lo que llamáis Iglesia han declarado? Pues hermanos, debéis comprender que con tal negación derribáis los atributos de bueno y justo que concedéis a Dios y negáis lo más sagrado del Cristo, haciendo al primero más cruel que el más depravado de los hombres. ¿Acaso entre estos últimos los habéis hallado que prohíban la comunicación entre sus hijos humildes y los extraviados? Por el contrario aconsejan a los primeros que los sigan y los aconsejen a dejar su extravío, y cuando han conseguido su objeto y juntos vuelven a la casa paterna, el padre les concede gracias; ¿y creéis, hermanos míos, que Dios, esencia de toda bondad, sea de peor condición que los hombres? imposible; tal creencia solo cabe en hombres que no habiendo sido padres no conocen el amor que engendran los hijos, por lo que no es extraño que se olviden de lo que fueron y de lo que deben.

Expuestas las anteriores razones para probar que no hay ni puede haber Deísmo ni Cristianismo sin Espiritismo y es imposible que lo haya, encuentro que los Religiosos admiten sí, la comunicación de los hombres con las almas de ultratumba, pero que tales almas o espíritus son el demonio, Satanás y el Diablo.

He aquí otro absurdo.

Ya hemos probado con las doctrinas del Padre Astete que el demonio es el hombre con sus pasiones y malas inclinaciones, y en cuanto a Satanás tampoco puede ser otro, como Cristo declaró, cuando dijo a Pedro "apártate de mí Satanás" ¿Por qué se lo dijo? Escrito está, porque le tentaba a que no cumpliera lo que había venido a cumplir, la ley Divina.

En cuanto al Diablo estamos conformes, es obra suya, ¿pero quién es éste? pues son espíritus de escala mayor a los cuales les dan los religiosos tantos nombres como les conviene para tapar la luz, puesto los hacen lo mismo Diablos que Ángeles Guardianes, o espíritus malos, cuando no les complacen sus gustos materiales.

Entremos en esta aclaración.

Probado ya quién es Satanás y Demonio, sabido es también que los espíritus cuando dejan la materia conservan los mismos instintos de odio, celos y venganza que en ella tenían, por lo que no pueden salir del centro atmosférico terráqueo. Si tuvieran facultades como cuando se hallaban en materia ¿cuántas venganzas habría? ¡Cuán pocas materias sanas habría sobre la tierra! pero afortunadamente les sucede cuanto decimos en nuestra Revelación 2ª y en el artículo: Los espíritus atrasados en la erraticidad; y además, si el Criador diera las mismas atribuciones a los que cumplen su ley que a los que no la cumplen ¿sería justo? no; luego ¿a qué queda reducido vuestro Deísmo y Cristianismo sin Espiritismo? Esperamos que lo digan los que tanto afán tienen de matar el espiritismo como lo hizo su Maestro el Ante Cristo, a quien veneran por Santo.


A los Evangelistas Cristianos


(Continuación)
El pecado original

En nuestro artículo <<A los Evangelistas>>, prometimos explicar el pecado original que tan sagrado hacen ellos en sus Biblias, ignorando que el hermano Carlos Jamark hubiera refutado tales libros con precisión tan suma y lenguaje tan honesto como luego hemos tenido ocasión de leer en sus obras: Personajes Bíblicos, Filosofía y Religión, Las penas del infierno y Papas y Reyes, por las que le damos gracias en nombre del progreso humano, y las recomendamos a toda persona que no quiera vivir por más tiempo en el engaño que nos han hecho vivir los que pretenden tener más poder que el mismo Dios para perdonar las faltas que la humanidad comete contra la ley Divina; sí, humanidad querida, si aletargada te han hecho vivir forzosamente por mucho tiempo los que propalan ser deístas y cristianos no habiendo dejado que pudieras ver lo mucho que tapaban sus hechos infames, da gracias a los hombres trabajadores en beneficio del progreso, pues que, con su ayuda llegan seres a la tierra que te sirven de antorcha para que separando las tinieblas puedas ver la verdadera luz, cual el hermano Jamark; coge los libros que te cito, y si no te basta leerlos sigue el camino que te trazan y hallarás las obras testificales de los hechos que te cita (caso de que sus guardadores te permitan entrar hasta ellas) y podrás por ti mismo cerciorarte de la verdad.

LA CABAÑA por su parte hará uso de ellas en la parte material como suyas propias, y si en el presente artículo no da más que principio es por haber comprendido que lo que se dice pecado original del hombre procede de tiempos muy anteriores a los que la Biblia señala, a la par que no es como lo explica.

Al demostrar con claridad este asunto comprendemos que habrá muchos sabios historiadores que se resentirán en su amor propio, y tal vez pretendan quitarnos el derecho de historiar, mas con anticipación les prevenimos que, no pretendemos ofender, que no somos otra cosa que intérpretes vulgarizadores para aclarar lo que otros enturbiaron, puesto como a nosotros les fue dado estudiar, mejor dicho, leer en los libros que leemos, por lo que nos es indispensable exponer el Génesis, o sea, la creación de la tierra, así como la de la inteligencia del hombre y su venida aquí, del modo que lo hemos visto y comprendido, dejando luego a la voluntad de nuestros semejantes el arbitrio de comparar, comprender y juzgar según la comprensión de cada uno.

Dice la Biblia:

En principio crió Dios el cielo y la tierra, y la tierra estaba desierta y vacía y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo y el espíritu de Dios era llevado sobre las aguas; y dijo Dios, sea hecha la luz y fue hecha la luz.

LA CABAÑA ha encontrado que la Tierra es uno de los mundos más modernos; en cuanto a la palabra cielo la dejamos como está puesto no comprendemos el significado que pudieron darle los Sres. Bíblicos.

En cuanto a la Tierra sabemos que fue formada de un desprendimiento de otro mundo del cual hoy es su imagen; que al atravesar la atmósfera que aquel entonces poseía, el desprendimiento se incendió; cuando llegó al punto que debía ocupar en el espacio empezó a girar para poder gozar toda ella de la luz del Sol; el humo y la humedad que el mismo desprendía formaron atmósfera a su alrededor, la cual impidió penetrar por mucho tiempo los rayos solares, hasta que los vapores y el calor que de la misma salían se convirtieron en agua, y desprendiéndose formaron el mar y penetró la luz del Sol, cual sucede en la actualidad después de desaparecer las fuertes nieblas.

Dice, que Dios vio que la luz era buena y separó las tinieblas de la luz; no, la luz fue y será como es, porque es eterna, y en cuanto a la palabra tinieblas que creemos sea la noche también sabemos ya en que consiste, sin que Dios la hubiera separado entonces.

No dice como pudieron llegar a reunirse las aguas del firmamento y las de abajo, por más que señala que fue hecho el segundo día.

Nosotros hemos hallado que el mismo desprendimiento tenía sus altos y bajos, y al desprenderse las aguas se colocaron éstas en los lugares más bajos y fueron paulatinamente apagando las llamas y encerrando el fuego hasta llegar a encerrarlo como en el día sucede, apoderándose las aguas luego de las profundidades trabajadas por el fuego y quedando descubierta la parte que en principio había sido ocupada por las aguas, pronta después, a crear la costra terráquea; pero no en un día, sino en mucho tiempo.

Cuando la costra estuvo bastante fría empezó a poblarse de vegetales, y cuando éstos ya producían, vinieron los animales, como preparación para recibir a los seres humanos que pronto debían llegar; hete aquí la tercera parte de la ocupación de la tierra.

En cuanto a las lumbreras del cielo, hemos hallado, y ya queda dicho, la luz, o sea, el Sol, ese eterno foco de luz e inteligencia, de donde todos los demás astros y cuanto en ellos tienen vitalidad la reciben.

Veamos al hombre de qué manera es creado según la Biblia; y según LA CABAÑA el espíritu y el hombre.

Dice la Biblia que Dios creó al hombre a imagen y semejanza suya, y nosotros preguntamos a los Bíblicos: ¿Dios es la figura del hombre, o el espíritu del hombre es la imagen de Dios? ¿Dios formó al hombre de barro y le dio soplo de vida o creó al espíritu formándolo de materia etérea e imponderable? ¿Es que no lo supieron distinguir o les convino no decir verdad por sus fines egoístas? No hay duda que fue por lo segundo, como por lo mismo tienen tanto empeño en conservar el infierno eterno.

Dice la Biblia que Dios prohibió al hombre que comiera del árbol de la ciencia, y que la mujer lo engañó y comió, por lo que Dios los echó del huerto de Edén; pero nosotros vamos a vulgarizar estos dos puntos para separar a la serpiente, causa de todo mal al estilo Bíblico, pues para nosotros no hay otra serpiente que el orgullo, egoísmo y vanidad de los hombres.

Creación del espíritu

Dios, creador increado, para crear al espíritu toma una partícula de materia etérea e imponderable; la pone a su figura y la dota con su esencia Divina; he aquí el barro y soplo divino de que nos habla la Biblia que fue creado el hombre. Veamos la fruta prohibida.

Cuando los espíritus humanos vinieron a poblar la tierra trajeron por único castigo el no disfrutar de los goces sexuales, por lo que no se conocían los varones ni las hembras; todos tenían los dos sexos para no usar de ninguno, (como sucede en la actualidad con los hermafroditas) mas no vino uno solo sino muchos a la vez; entonces estaban en lo que llaman el paraíso terrenal o huerto de Edén; ¿cuál es la fruta que comieron para ser echados de él? la siguiente: exentos de lo tuyo y de lo mío que hoy conocemos, filosofaban con más acierto y comprendieron mejor los goces de que antes habían disfrutado en mundos que no son destierro, y no se conformaron en su mayoría con el castigo que se les había impuesto a ellos, dejando a los animales que los disfrutaran, sin querer comprender que estos últimos no eran desterrados como ellos; los pidieron al Padre, y Éste que por el atributo de amor, bondad y misericordia nada puede negar a sus hijos los espíritus de cuanto le pidan, concedió el sexo para que pudieran gozar como en el día sucede, mas si había concedido el pedido por sus atributos de amor, bondad y misericordia, tampoco podía faltar por el de justicia, y concedió los padecimientos materiales, por lo que toda mujer está sujeta a los dolores del parto; mas para este cambio en la humanidad pasó la tierra por el único cataclismo total que ha pasado, el cual fue incendiándose de nuevo hasta perecer todo lo vital. Vueltos nuevamente a encerrarse los fuegos bajo la costra terráquea volvieron a aparecer los vegetales, los animales y los humanos, cada cual por su orden respectivo; mas según fueron naciendo estos últimos, aparecieron varones y hembras, y cuando llegaron a la pubertad se conocieron, como en el día sucede, dejando por lo tanto de ser madre de la humanidad la tierra como hasta entonces lo había sido y lo es en todos los mundos de la pluralidad; he aquí vuestro árbol prohibido; he aquí vuestra fruta misteriosa; pero ¿fue el hombre o la mujer quien el primero la comió? No, fueron los dos a la vez ¿sabían todo esto los fundadores Bíblicos? Sí y mucho más, pero eran fuertes y por ende orgullosos, y como la culpa es tan fea no les convino cargar con la parte que les correspondía, esto es, la serpiente fundada por ellos; mas ¿donde se halla hasta aquí el pecado original? dos puntos tenéis donde elegir:

1º. La materia de que Dios creó al espíritu puesto es orgullo, egoísmo y vanidad, o sea, tinieblas e ignorancia, como la esencia divina de que es dotado es amor, paz y caridad, o sea, luz, vida e inteligencia.

2º. La rebelión de los hombres, o espíritus encarnados, que no quisieron conformarse con el primer castigo, por lo que dejaron el paraíso primitivo para entrar en la segunda época y conocer lo tuyo y lo mío, causa de todos los males que nos afligen.

Ya veis, hermano Bíblicos, que LA CABAÑA no niega el pecado original verdadero, puesto os presenta dos en elección, uno como hombres, otro como espíritus, sin temor de que por los siglos de los siglos sean derribados cual vuestro Adán y Eva y todos vuestros personajes Bíblicos, por más que los habéis hecho sagrados, cual lo hallaréis en las obras que os menciono al principio de este artículo; mas si no os basta decidme: ¿No son tan sagrados en vuestras Biblias, Adán, Noé y Jesús, como Moisés? A todos los hacéis elegidos para hablar con Dios ¿en qué consiste que el último, o sea Moisés, revoca el encargo por mandato de Dios que Adán y Noé habían recibido también del mismo Dios de: creced y multiplicaos? ¿queréis decir que no? pues mirad el 6º mandato de Moisés revocando el creced y multiplicaos de Adán y Noé, como el Cristo revoca el mandato de Moisés, puesto al ser preguntado cuales son los mandatos mayores contesta: Ama a Dios sobre todas las cosas, y a tu hermano como quieras ser amado, que en ello amas al Padre que está en los cielos, ¿podréis revocar estas verdades de vuestros sagrados libros? ¿podéis los luteranos preguntar a los espiritistas si tenemos valor para mencionar el Evangelio? Sí, hasta con cinismo, siquiera por la arrogante historia de vuestro famoso Lutero en la persecución de las Brujas donde demuestra ser un discípulo de Nerón en vez de representante de Cristo; procuraremos poneros al corriente de una pequeña parte de lo mucho que cita D. Carlos Jamark en su libro de Papas y Reyes.

Lo particular es que los protestantes atormentaban, mutilaban y enrodaban con el mismo afán que los católicos. Pocos asesinatos jurídicos de éstos igualan en vileza al que el gobierno luterano verificó en Nicolás Krel, Canciller del Electorado de Sajonia; al cabo de diez años de horribles sufrimientos en un calabozo fue llevado en 9 de Octubre de 1601, enfermo y sin medios de defensa, acusado de ser un traidor calvinista, al cadalso erigido en la judería de Dresde para ser decapitado.

A propósito de ello, es digno de mención, que después de abolido el tormento hacía mucho en todos los países católicos de Alemania, esta barbarie estaba en vigor aún el año 1820 en el reino ortodoxo luterano de Hannover. El mismo Lutero y su ilustre auxiliar Felipe Melanchthon, pagando tributo a las preocupaciones de su época creían en duendes y brujos, y frenéticos e intransigentes como suele serlo todo ferviente religioso de religión positiva, aprobaron el martirio del sabio español Miguel Servet, quemado vivo en Ginebra por el implacable Calvino.

Pero en aquella región de Europa especialmente la intransigencia y frenesí a que nos referimos, la monomanía de los Emperadores, auxiliada o imbuida, excitados o estimulados por los Papas, eran en particular las hechiceras contra las que Papas y Emperadores se ensañaron cruelmente, como vamos a ver, por lo que el epígrafe que arriba pusimos, pudiera bien cambiarse en <<Las brujas en Alemania>>.

¿No es verdad, queridos Bíblicos, Evangelistas o Luteranos que con tales hechos tenéis más razón que los Espiritistas para mencionar el Evangelio? El Evangelio, sí, pero no el daros el dictado de Cristianos y Deístas; podéis daros el dictado de Bíblicos, Evangelistas y Luteranos, porque seguís las extravagancias de los fundadores Bíblicos; podéis daros el de Evangelistas por cuanto ellos prepararon los tales Evangelios a su antojo, y si no lo hicieron más fue porque de matar las pocas flores que dejaron no podía servirles el Cristo de pantalla para oprimir a la humanidad; podéis daros el de Luteranos puesto seguís su educación, y si no hacéis las extravagancias de Lutero es porque los hombres amigos del progreso intelectual, sin mirar a las penas materiales, pudieron poner una valla a vuestro fanatismo. Me diréis como los religiosos que hacéis muchas caridades, enjugáis muchas lágrimas y no hacéis lo que Lutero y los Papas de aquel tiempo hacían; estoy conforme, pero reconozco que, quien da limosna, es porque antes creó los pobres, y si como decís sois Cristianos también por ello tenéis deber de imitar al Cristo; él no daba limosnas, porque cumpliendo la ley Divina no podía poseer más que lo que para él necesitaba y obrando de este modo desaparecen los necesitados puesto la Tierra es de todos y da para todos; concluya el egoísmo y habrán concluido los pobres.

No hacéis lo que Lutero y los Papas hacían, pero seguís sus huellas con terquedad, como lo demuestra vuestro desprecio a los Espiritistas del día, (Brujas y Brujos de aquel tiempo) a pesar de saber que con vuestro desprecio hacéis a Dios más cruel e injusto que el hombre más depravado, por lo que no podemos dudar, que si las Brujas y Brujos de la actualidad no vamos a la hoguera, grande pesar cuesta a los religiosos fanáticos, pero gracias a nuestras relaciones con ese que llamáis Diablo, Ángel o como mejor os conviene, hemos podido averiguar vuestras patrañas, y las publicamos para que unos y otros no sigáis tapando la luz a los que la quieren ver, como prueba os haré dos preguntas: ¿Dónde están los Evangelios auténticos? ¿Dónde el cuerpo del Cristo y su madre María? ¿Subieron a los cielos? ¿No quedaron en la Tierra y en ella se halla todavía el primero? ¿Lo descubriréis a la humanidad o esperaréis que lo descubra el espíritu que lo habitó? si lo hacéis vosotros esperad la recompensa, mas si esperáis a que él lo descubra, prepararos a medir la distancia que hay hasta el centro de la Tierra un poco mejor de lo que hicisteis hace ya trescientos años; elegid, puesto veis que para las Brujas que comprendemos el lenguaje de los Diablos todo es visible por oculto que los Demonios y Satanás lo hayáis puesto; no es difícil la elección; alerta, pues, que si os retrasáis llegaréis tarde.


COMUNICACIONES
INSTRUCCIONES DE LOS ESPÍRITUS
Los Mesías del Espiritismo

4.— He aquí una pregunta que se repite por todas partes: ¿El Mesías anunciado es acaso la misma persona de Cristo?

Al lado de Dios hay innumerables Espíritus que han llegado a lo más alto de la escala de los Espíritus puros, y que han merecido ser iniciados en sus designios para dirigir su ejecución. Dios elige entre ellos a sus enviados superiores encargados de misiones especiales. Podéis llamarlos Cristos; es la misma escuela; y son las mismas ideas modificadas según los tiempos.

No os maravilléis, pues, de todas las comunicaciones que os anuncian la venida de un Espíritu poderoso, bajo el nombre de Cristo; es el pensamiento de Dios revelado a cierta época, y que se trasmite por el grupo de Espíritus superiores que están cerca de Dios, de quien reciben las emanaciones para presidir en lo venidero a los mundos que gravitan en el espacio.

El que murió en la cruz tenía que cumplir una misión, y esta misión hoy se renueva por otros Espíritus de ese grupo divino que vienen, os repito, a presidir los destinos de vuestro mundo.

Si el Mesías de quien hablan esas comunicaciones no es la personalidad de Jesucristo, es el mismo pensamiento. Es el que Jesús anunció cuando dijo: "Yo os enviaré el Espíritu de verdad que debe restablecer todas las cosas"; es decir, para conducir a los hombres a la sana interpretación de sus enseñanzas, porque previó que los hombres se desviarían del camino que les trazó.

Además, era preciso completar lo que entonces no pudo decirles, porque no lo hubieran comprendido. Este es el motivo de que una multitud de Espíritus de todos grados, bajo la dirección del Espíritu de Verdad, han ido a todas las partes del mundo y a todos los pueblos a revelar las leyes del mundo espiritual, cuya enseñanza había aplazado Jesús y, por medio del Espiritismo, echar los fundamentos del nuevo orden social. Cuando se hayan cimentado todas sus bases entonces vendrá el Mesías que debe coronar el edificio y presidir la reorganización con ayuda de los elementos que se habrán preparado.

Pero no creáis que este Mesías sea solo; habrá muchos que, por la posición que cada uno ocupará en el mundo, abarcarán las grandes partes del orden social: la política, la religión y la legislación, al objeto de que marchen acordes hacia el mismo fin.

Además de los principales Mesías brotarán Espíritus de genio para los pormenores, y que, como subalternos, animados de la misma fe y del mismo deseo, obrarán de común acuerdo bajo el impulso del pensamiento superior.

Así es como se establecerá poco a poco la armonía del conjunto; pero es preciso que de antemano se cumplan ciertos acontecimientos. (Lacordaire. París, 1862)


CORRESPONDENCIA

S.A.— Puerto Rico, Caguas.— Recibida la suya 14 Octubre el 20 de Marzo. Se procurará complacerlo, se avisará resultado.


Barcelona.— Imp. de P. Ortega, Palau, 4.


IDEA CLARA DEL ESPIRITISMO
POR EL P. JUAN JOSÉ FRANCO
(Continuación)

Y quiere significar que bastan para demostrar que todo él es pura superchería. Es una lid filosófica el sustentante le respondería: "¿Bastan para demostrar la superchería en el caso de Bastian? Concedo. ¿Bastan para demostrar superchería en todos los casos? Lo niego; y niego la consecuencia". Es un paralogismo semejante al anterior. Para inferir, en general, que las circunstancias que acompañan los fenómenos espiritísticos acusan un fraude de impostor, convendría que se examinasen, no solo las circunstancias empleadas por un solo médium, sino también todas las circunstancias que usan generalmente todos los médiums. Ahora bien, aquel que se dedicase a poner en práctica tal examen, vería con claridad que, en algunos casos, las circunstancias permiten la duda, al paso que en otros la excluyen de un modo absoluto. Confesamos que en la velada de 11 de Febrero de 1884 el médium Bastian infundía sospechas. Al leer los adminículos que usó, ya sospechamos desde luego que obraba como médium falsario, y también como vulgar e inepto charlatán. Los Bosco y los Hondin, prestigitadores de nota, habrían quedado más airosos que Bastian. Al leer el fiasco de este pobre diablo, cualquiera dirá en su interior: <<Te está muy bien, si no sabías el arte, no debías aventurarte ante una selecta reunión de personajes de finísima cultura; ¿figurábaste que, con mera destreza de charlatán callejero, harías ver la luna en el pozo a una asamblea de Archiduques de Austria, de oficiales superiores, de doctores y profesores?>> Pero no admitimos la conclusión que de esto quiere deducir el autor, a saber: que las condiciones de aquella velada demuestren, en general, que en todas las sesiones espiritísticas, se emplean de la misma manera por todos los médiums; y que, por lo mismo, siempre tengamos lógicamente derecho a tenerlas por fraudulentas.

La misma ilación intenta sacar el Archiduque en la "Crítica de las apariciones" (pág. 85 y sig.). El lector sagaz le opondrá iguales reparos. Concedemos que todos los fenómenos acaecidos en las tres sesiones de Bastian eran o podían ser prestigios de charlatán, y especialmente que los fantasmas aparecidos eran materializaciones (palabra técnica de los espiritistas, aunque absurda) completamente falsas y hasta inverosímiles. Pero ¿dan siempre lugar a tales sospechas y juicios todas las sesiones espiritísticas? Esto lo negarán siempre los espiritistas y lo negará también todo lector que conozca la historia contemporánea.

El autor llega, finalmente, a exponer su conclusión, que ya hemos indicado varias veces, a saber: <<Todo el Espiritismo es una superchería>>. Pero, a nuestro parecer, la más amplia conclusión, lógicamente posible, debe ser: así como Bastian, en la velada de tantos de Febrero, intentó engañar, etc.; así también se puede presumir que otros médiums engañan muchas veces; no deben, pues, admitirse como espiritísticos todos los fenómenos que se pretende dar como tales, sin escrupuloso examen. Las premisas no permiten pasar más allá, ni la lógica permite extender dicha conclusión a todos los fenómenos del Espiritismo.

III

Se da una idea de los fenómenos espiritísticos más comunes

8. Los fenómenos espiritísticos son numerosos y variados. Con lo dicho entendemos haber concluido la reseña del opúsculo en cuanto a su valor demostrativo, y creemos haber conseguido nuestro intento con perfecta imparcialidad. Sólo nos resta examinar la conclusión en sí misma y ver si es verdadera. Porque muy bien puede suceder que una proposición mal deducida, o mal probada, sea verdadera y pueda restablecerse por medio de otras demostraciones eficaces. Pero aquí nos vemos forzados por la verdad a decir que la conclusión es esencialmente falsa, y por añadidura, peligrosa. No se ofenda S. A. de nuestro modo de expresarnos; aquí estamos en nuestro terreno, y no tenemos el menor reparo en afirmar, que es difícil escribir un libro más ameno que el suyo y con más laudables intenciones, pero también es difícil escribir un libro de este género que sea más funesto. Porque si prevaleciese el concepto del libro, esto es, que las prácticas del Espiritismo vienen a ser un simple juego de prestidigitación; todos se creerían facultados para usar de él, como se usa de otros, y de esto nacerían graves peligros y daños inevitables.

Discurramos con claridad acerca de esta cuestión. Los fenómenos espiritísticos ¿quedan reducidos a aquellos pocos intentados por Bastian, o aquellos algo más numerosos que el esclarecido autor supo por el barón Hellenbach, y enumera en la página 86? No; son mucho más numerosos y variados. Refiérense al Espiritismo innumerables hechos contrarios a las leyes de la naturaleza.
Tenemos hechos contrarios:

Primero: A la mecánica; como mesas que giran sin ningún impulso; enseres, muebles y personas colocadas en posturas repugnantes al equilibrio estático; o transportadas de un lugar a otro, sin fuerza transportadora; o volando por el aire contra la ley de gravedad; temblores u oscilaciones de paredes y de aposentos sin terremoto, etc.

Segundo: Hechos contrarios a la acústica; como armonías y sonidos, rumores de truenos, sin instrumentos y sin personas que los produzcan.

Tercero: Hechos contrarios a la metereología, como bocanadas de viento impetuoso, mientras que fuera del aposento el aire está tranquilo.

Cuarto: Hechos contrarios a la óptica, como luces, fosforescencias, relámpagos y llamas sin aparatos generadores.

Quinto: Hechos contrarios a la fisiología, como enfriamientos y calores repentinos de los miembros, sin el correspondiente estado del ambiente; sopores forzosos e instantáneos; catalepsias cadavéricas; hinchazones monstruosas; rigideces marmóreas; endurecimientos más que metálicos; y todo esto de un modo pasajero, y sin causa proporcionada; funciones del cuerpo y de los sentidos suspendidas o invertidas de una manera extravagante.

Sexto: Hechos contrarios a la psicología natural; como sonambulismo y éxtasis magnético, con revelaciones de sucesos lejanos y ocultos al sonámbulo, o sea clarividente; con locuciones de idiomas desconocidos al que los habla; y discursos acerca de ciencias que por completo ignora.

(Continúa en el próximo número)

Volver
Periódico espiritista La Cabaña
Defensor del Deísmo y Cristianismo

Fin
Periódico espiritista La Cabaña nº 4

Siguiente
Periódico espiritista La Cabaña nº 5


Subir al inicio del:
Periódico espiritista La Cabaña nº 4