CONFORMIDAD QUE MANIFIESTAN
TRECE OBISPOS, CUATRO ARZOBISPOS
Y
S.S. LEÓN XIII
CON EL JESUITA BLANCO
EN LA
RELIGIÓN CRISTIANA Y DIVINA
Por
EL JESUITA BLANCO

Defensor del Deísmo y Cristianismo verdad
*************************************************

EN VENTA
Calle de Borrell, 53, bis, y Calle de Abaixadors, 10, 3º 1ª
BARCELONA, 1900

Portada: 1ª Edición 1900

Información

Bienaventurados los que son llamados a la cena del cordero.
Apocalipsis, 19, 9.

En nuestro folleto <<Un cuento para los ciegos y gran foco de luz para los que tienen vista>>, y en su página 5 decimos:
Cuando nuestro ser empezó los actuales estudios en la Nueva Jerusalén, ya encontró allí al que hoy es cabeza de la iglesia (=1=); y nos prometimos ayudar para la gran obra de la regeneración humana en la tierra; mas son muchas las ocasiones que nos ha manifestado que a pesar de su gran deseo, no le es posible cumplir, cual prometió, por falta de libertad y fuerza material entre los suyos, opuestos a descubrir el Evangelio en toda su pureza; y por tanto, en vez de cantar juntos el gloria in excelsis Deo en la tierra, lo cantaremos separados; mas... lo cantaremos a pesar de los Ángeles rebeldes.
En el folleto <<Refutación a algunos conceptos filosóficos de la pastoral del Sr. Obispo de Barcelona Exmo. Sr. Morgades y en su solicitud final, decimos:

Excmo. Sr. Obispo:

Escrito lo que antecede, y cuando ya no creíamos tener que volver a molestarlo, oímos un clamoreo entre el pueblo sobre si los ídolos antiguos son las imágenes actuales o son clase distinta; todo promovido por el párrafo transcrito arriba de la hoja dominical, segundo domingo de Febrero 1900, y nos parece gran obra de caridad manifestar, que la religión Cristiana, o sea, la fundada por Jesús y continuada por los Apóstoles, que murió con estos últimos, no tenía ídolos, imágenes ni pinturas; tampoco los tenía cuando fue sociedad secreta y vivía en las cavernas y los bosques, como tampoco tenía fórmula de clase alguna; todo su adorno era el cumplimiento de la ley de Dios; más tarde recogió todo lo derribado por Cristo, tanto judío como gentílico, para atraerse a unos y a otros; a los primeros corresponde el perdón de los pecados, la consagración, las maldiciones o anatema, los diezmos y las primicias, los cantos y las oraciones, aunque éstas últimas también las usaban los gentiles para pedir favores a sus dioses, hoy santos.
Con el perdón de los pecados convirtieron al emperador Constantino, y éste mandó derribar muchas estatuas de los dioses, que Roma erigió luego a los que llamó santos, agregándoles los mismos poderes en el cielo que habían tenido los dioses; esto en cuanto a lo terreno; pues si pasamos a lo elevado o Celeste, nos encontramos, con que los gentiles rendían culto a algunos astros, a los cuales les dedicaban los días de la semana; a otros los meses del año, etc. etc., sosteniendo Roma en la actualidad la misma dedicatoria con los primeros y con los mismos nombres; el domingo lo dedicaban al Sol, que Roma también lo dedica, y le agregó un ídolo o imagen con la creación de la custodia; el lunes lo dedicaban a la luna; el martes al astro Marte; el miércoles a Mercurio; jueves a Júpiter, viernes a Venus, y sábado a Saturno, con lo que queda comprobado, que los Romanos son judíos y son gentiles dobles, si así lo queréis, por haber aceptado los ídolos y haber creado imágenes; y de Dios y el Cristo ¿qué han enseñado hasta el último año? nada; pero vale más tarde que nunca, se ha dicho, y, en efecto, si por mucho tiempo han ocultado la verdad, veamos qué es lo que han descubierto desde el tercer domingo de Septiembre 1899 inclusive hasta el segundo domingo de Febrero 1900.
En la primera declaran que las almas de los hombres llegan hasta Dios si practican buenas obras y que es imposible amar a Dios sin amar al prójimo (=2=); la prensa publicó en Diciembre último que desde primeros de Enero de 1900 podrían contraer matrimonio todos los clérigos de las Américas, segunda esquina; la dominical, segundo domingo de Febrero 1900 tira los ídolos o imágenes, tercera esquina; queda en pie para la humanidad la cuarta esquina, que es el perdón de los pecados establecido por Moisés, y derribados por Jesús, que ya los señores predicadores reconocen que los pecados no son perdonados por sólo confesarlos. ¿Qué espera Roma para unirse al Jesuita Blanco, después de tanta declaración, y juntos declarar a la humanidad que habéis sido obedientes a un juramento inconsciente, por el que habéis seguido el engaño que vuestros antecesores os dejaron marcado, pero que reconocéis que, toda la religión está encerrada en estas solas palabras: <<Trata a los hombres como quieras que los hombres te traten a ti>>, y con ello, en mayoría, podrían vuestras almas evitar de pasar al centro de la tierra a tomar nueva encarnación. ¿Queréis esperar a que se cumpla el Apocalipsis, capítulo 19, en todas sus partes? Sea, mas os prevengo, que en tal caso llegaréis tarde, además de disgustar al espíritu del Jefe principal de vuestra iglesia (=3=) que constantemente reclama ayuda para llegar a tal fin y cumplir la misión que trajo a su venida al destierro.
El mencionado opúsculo fue remitido a 32 Obispos españoles y a los periódicos <<La Civita Católica>>, de Roma, y <<La Campana de la mañana>>, de Nápoles, con objeto de que llegara hasta el Vaticano, y por toda contestación hallamos en la hoja dominical cuarto domingo de Octubre 1900 tratando del perdón:
<<Si cada uno de nosotros, pues, no perdonare de corazón a su hermano, el Padre celestial tampoco le perdonará.>>
<<Pensémoslo seriamente, cada vez que al levantarnos, al oír la santa misa repetimos esta petición del Padre Nuestro: Perdónanos nuestras deudas así como nosotros perdonamos a nuestros deudores. Al decir esto fallamos a nuestra amnistía (perdón) o nuestra condenación. Si perdonamos, seremos perdonados; pero si en vez de la caridad se abrigan en nuestros pechos sentimientos de ira, de odio, de venganza, entonces nos atraemos sobre nosotros las venganzas divinas.>>
Lo expuesto, y la autoridad que representan los personajes que autorizan las hojas que nos ocupan, nos hacen exclamar: <<Adelante, hermanos míos, antes que se cumplan los versos desde el 1 al 10 del capítulo 18 del Apocalipsis, pues no debéis dudar de que están en activa ejecución los versos 11 a 21 del 19 siguiente.>>
Este mismo llamamiento que hacemos a trece Sres. Obispos y cuatro Arzobispos, entre los cuales se halla el Nuncio de su Santidad, hacemos a todo el género humano, y le prevenimos: que hasta el presente fueron los directores de almas los responsables de las faltas que cometieron, los dirigidos, a la Ley de Dios, haciendo a sus semejantes lo que ellos no quisieren que hicieran con ellos en iguales circunstancias, por la ignorancia que los obligó a tener su Madre la Iglesia; mas desde el momento que tan dignos hermanos dan paso a la luz que la tal madre tenía oculta, obligación tiene cada cual de lucidarse a sí mismo por medio del lenguaje del alma, preguntando a nuestro padre espiritual, los ignorantes por qué camino han de marchar, mas no con rezos y oraciones, con lo que se hace desprecio a Dios, sino con el cumplimiento de dicha ley y meditaciones extáticas; con la seguridad de que quien tal haga hallará pronto verdadero lo dicho en la <<Hoja Dominical>>, tercer domingo de Septiembre 1899, y será bautizado cristianamente desde el momento que en su conciencia haga propósito de cumplir dicha ley, con cuyo bautismo se le rebajan de la cuenta todas las faltas que cometió por ignorancia o por fuerza.
Citadas las hojas donde se encuentran las aclaraciones dichas, ponemos a continuación el encabezamiento, para que cada cual pueda ver quién las autoriza; y no se olvide, que el señor Morgades en su Pastoral también dice que la gracia que Dios concede al hombre, es la de poder hablar con él, y que quien ama al prójimo ha cumplido toda la ley; y su Santidad León XIII en su Encíclica del 1º de Noviembre 1900, dirigida al episcopado católico, dice: <<que la sociedad mejorará y será salvada, dirigiéndose a Jesucristo, cumpliendo las leyes divinas>>.
Todo lo que queda reducido a nuestra hoja final La salvación del alma, haciéndonos responsables del atraso que reciban todas las que sigan el camino que en ella señalamos.

<<Año IX.—Cuarto domingo de Octubre de 1900.—Núm. 43.—HOJA DOMINICAL. Los Eminentes Cardenales Cretonio, Nuncio de su Santidad, y Cascajares, Arzobispo de Valladolid, conceden 100 días de indulgencia a todos y cada uno de los lectores de nuestra Hoja Dominical. También concede 40 días de indulgencia el Excmo. e Ilmo. señor Obispo de la Diócesis a los que leyeren u oyeren leer la presente Hoja. 80 días los excelentísimos e Ilmos. Arzobispos de Tarragona y Valencia, y 40 a los fieles de sus respectivas jurisdicciones los Obispos de Vich, Lérida, Teruel, Menorca, Almería, Madrid, Tortosa, Gerona, Osma, Palencia, León y Provicario General del Ejército y Armada excelentísimo señor Obispo de Sión, a los de cualquier modo fomenten y protejan la propagación de la Hoja.—Con la aprobación del Ordinario.>>

*********************************************************
LA SALVACIÓN DEL ALMA

P.-

¿Cómo puede salvarse el alma?

R.-

Cumpliendo la ley de Dios.

P.-

¿Cómo se hace este cumplimiento?

R.-

Haciendo con todos como queremos que hagan con nosotros en igualdad de circunstancias y no haciendo a ellos lo que no queramos que nos hagan a nosotros.

P.-

¿Cómo podremos comprender cuando cometemos falta a la ley?

R.-

El guía protector avisa siempre al protegido cuando trata de cometerla, con el toque de la conciencia que la rechaza; y el que obedece al aviso no falta nunca.

P.-

¿Cómo podremos comprender al guía?

R.-

Dirigiendo nuestro pensamiento al Sol separado de toda cosa terrena, hablamos y nos entendemos con los pensamientos como con la palabra entre los hombres.

P.-

¿Obrando así no cometemos falta ante Dios?

R.-

De todas las faltas que se cometan obrando de este modo, responde:

EL JESUITA BLANCO

Gloria in excelsis Deo.

Barcelona, Diciembre 1900.

***********************************************
Imp. de P. ORTEGA, Aribau, 13 - Barcelona

Hoja de la doctrina cristiana según la ley de Dios publicada por el Jesuita Blanco

Doctrina cristiana según la ley de Dios: Salvación del alma y Atributos divinos
El Jesuita Blanco explica los Atributos divinos y la ley de Dios para alcanzar la salvación del alma


Buzón para sugerencias y preguntas: Pulse aquí

Enlace a otros trabajos publicados por:
Pedro continuador de la obra de Jesús -El Jesuita Blanco
Defensor del cristianismo, deísmo y espiritismo filosófico


Subir al inicio de esta página:
Papa S.S. León XIII, Obispos y Arzobispos conformes
con el Jesuita Blanco en la Religión Cristiana y Divina

Notas a pie de página del opúsculo:
Conformidad de 13 Obispos, 4 Arzobispos y el Papa SS León XIII con el Jesuita Blanco en la Religión Cristiana y Divina

=1=
Información incorporada por los editores de esta Web

Papa SS León XIII.

=2=
Primera esquina de la Religión Romana.

=3=
Información incorporada por los editores de esta Web

Papa SS León XIII.

Enlace a otros trabajos publicados:

Pedro continuador de la obra de Jesús -El Jesuita Blanco
Defensor del cristianismo, deísmo y espiritismo filosófico